¿Qué has desayunado hoy?

¿Un café con leche, quizás? ¿Unas tostadas? ¿Sabes qué ocurre en tu organismo al hacer esto?

  • Primero: LECHE. En cuanto a la ingesta de leche de vaca, sepamos que esta leche está hecha para los terneros, no para los humanos, aunque hayamos tenido y tengamos arraigada esta costumbre desde tiempos ha. No voy a entrar en la calidad de la leche de hoy en día (antibióticos, hormonas, etc), ni en críticas a la industria alimentaria.
  • Segundo: CAFÉ. Tras salir de un ayuno (de ahí la palabra “desayuno”), este primer café que se ingiere va directo al sistema nervioso. Además la cafeína tiende a promover la excreción de calcio por la orinaCon lo cual, el calcio que supuestamente ingieres con la leche, lo deshechas rapidito.
  • Tercero: PAN. Y mucho menos si es blanco. Se atasca y ralentiza el sistema digestivo con los deshechos nocturnos más las harinas (de dudosa procedencia la mayoría) del pan; una bomba, vamos.

NOTA: ni voy a mencionar la aberración del uso del azúcar blanca. Ya sabéis lo que hay.

El cuerpo durante el ayuno nocturno, trabaja la desintoxicación, reconstruye lo que se ha gastado, utiliza los aminoácidos para regenerar, y demás procesos fisiológicos. Durante la noche se acumulan deshechos, y lo que el cuerpo necesita justo al levantarse es expulsarlos y aportarle líquidos, tales como:

  • Agua, una infusión, un té, agua templada con limón exprimido y poquito de miel.
  • Fruta de temporada. Preferiblemente zumos caseros de cítricos, pues favorecen la acción de expulsión de deshechos (detox).

Con esto el cuerpo se siente ligero. Empiezan a fluir las enzimas y es cuando sientes hambre. Lo que no es nada recomendable ni saludable para el cuerpo es empezar el día llenando el estómago porque a tal hora toca comer, y encima alimentos que no favorecen nada al sistema digestivo en esos momentos matutinos.

Ya hace tiempo que se está reconociendo, en deportes de élite, la importancia de una alimentación consciente y acorde con cada momento del día. Incluso del ayuno intermitente y su relación con el rendimiento deportivo. De esto hablaré más en detalle en otro post ;P

Cuando has desintoxicado el organismo, toda esa energía el cuerpo la utiliza para las zonas donde más se necesita. Si por ejemplo, tomas un zumo de naranja y limón por la mañana, y después sales a correr, notarás mucha más agilidad y ligereza en la actividad física. Al terminar puedes comer, por ejemplo, un vaso de copos de avena con agua, poquito de miel, frutos rojos (antiox), canela, poquitos frutos secos, plátano, y un huevo duro.

No digo que cada día tengas que semiayunar antes de salir a hacer deporte, sino que NO se sobrecargue el sistema digestivo ni cardiovascular antes de la práctica deportiva, para que esa energía no se esté repartiendo en la digestión a la vez que en la actividad física.

Si eres de los que prefieres comer bien antes de hacer deporte, entonces espera al menos 2 horas a hacer la digestión antes de la actividad. Y si no tienes tiempo, tienes dos opciones: come menos, o “apechuga” con la sobrecarga digestiva. Por supuesto no lo recomiendo, lo dejo bien claro arriba, pero cada uno hace lo que quiere con su cuerpo, es una decisión personal.

Así que ya sabéis, los que ya seguís esta práctica, perfecto, seguid así! Y a los incrédulos, os animo a probarlo, veréis como aumenta la energía vital, se agilizan las digestiones y mejora el humor ❤ ❤ ❤

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: