OJO con el aceite de palma

El aceite de palma es un aceite muy rico en grasas saturadas, que en pequeñas cantidades es tolerable y necesario, no obstante, en altas dosis, como bien sabemos, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, pues con el tiempo va obstruyendo las arterias.

Lo peor es que en el proceso de refinado, el aceite de palma se somete a altas temperaturas y aquí se generan compuestos considerados carcinógenos. Pero ojo, esto también se produce con otros aceites como el de soja o el de girasol!!!

Así que hay que LEER SIEMPRE LAS ETIQUETAS de los alimentos que se compren (bollería, cremas de cacao, salsas, platos preparados, helados, alimentos para bebés, etc). Personalmente opto por la COMIDA NATURAL y LOCAL, SIN ADITIVOS, NADA DE COMIDA SINTÉTICA!!!! Sólo ayuda a la oxidación de las células, a problemas digestivos y cardiovasculares, y a un largo etcétera de patologías.

Además del problema derivado de salud al consumir este tipo de alimentos, existe otro problema muy importante, que es el de la DEFORESTACIÓN DE LOS BOSQUES TROPICALES!! Sí, para plantar esta palmera (denominada “elaeis guineensis”, cultivo extensivo en la actualidad) se necesitan muchísimas hectáreas. Por ende, se está dañando considerablemente a especies de animales locales (por ejemplo los elefantes o los orangutanes). Así que es un producto NO SOSTENIBLE y muy dañino para el ser humano, la tierra y los animales.

Parece ser que existe un organismo que certifica que ciertos cultivos de aceite de palma sí son sostenibles. Estos productos han de contener el sello RSPO. Aquí dejo un link de la sociedad que gestiona esta norma:

Round Table on Sustainable Palm Oil

De todas maneras, hay opciones mucho más saludables, como el aceite de oliva virgen extra y el aceite de coco. Este último se altera poco a nivel molecular cuando se somete a calor, por tanto es perfecto para cocinar. Consumirlos con moderación es saludable, abusar obviamente no (por su alto contenido en grasas saturadas y triglicéridos, y por el impacto medioambiental), como todo, sentido común.

Se recomienda utilizar varios tipos de aceites con diversos fines: el de oliva virgen extra y el de sésamo, aguacate o linaza para platos fríos, y el aceite de coco y el de pepita de uva, por ejemplo, para cocinar.

Hace algunos días hemos visto en las noticias que Alcampo va a dejar de vender productos que contengan aceite de palma, al parecer no solo por temas de salud, sino por sostenibilidad. A mi parecer, hay muchas otras substancias bastante nocivas y camufladas en muchísimas etiquetas de productos comercializados hoy en día (maltodextrina, jarabe de maíz, jarabe de fructosa, y un largo etcétera) que también deberían ser revisadas y erradicadas.

Cada uno de nosotros tenemos la opción de elegir, en la medida de lo posible, hagamos valer este derecho, eso sí, pensando no sólo en nosotros mismos, sino en nuestro entorno en la medida de lo posible ❤

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: